jueves, 16 de agosto de 2012

'La invención de Hugo', la fábrica de sueños.

Mi padre me llevaba al cine toooooooooodo el tiempo, y me habló de la primera película que vio. Entró en una sala oscura y en una pantalla blanca vio un cohete que volaba hasta entrar en el ojo del hombre de la luna, ¡entraba directo en el ojo! Dijo que era como ver sus sueños en mitad del día (Hugo Cabret)

En 2011, el mismo año que un director francés decidió hacer el gran homenaje al Hollywood de los años 20 que supone 'The Artist', llegó un director de Hollywood e hizo el homenaje más grande al cine que he visto en mucho tiempo.

Y es que 'La invención de Hugo' es un canto de amor al cine (tanto por la forma como por el contenido), algo que se respira en cada fotograma, y que Martin Scorsese lo ha disfrazado de película infantil.

Una película "infantil" que me ha emocionado, que ha hecho que vuelva a sentirme un niño rememorando lo que siente uno cuando ve una película por primera vez, que recuerde por qué me gusta tanto el cine, y que cada vez tenga más y más ganas de soñar con ponerme algún día detrás de las cámaras.

Con esta entrada no pretendía hacer una crítica, simplemente me ha llenado tanto ver esta película que he creído necesario compartirlo de alguna manera.

Quizá sea una película que no guste a todos, pero estoy seguro de que a cualquier apasionado del séptimo arte le va a encantar.


P.D. Esta es la película de la que habla Hugo en la frase que encabeza el artículo


No hay comentarios:

Publicar un comentario